21.11.08

A las 2am de ayer...

Viajaba en un taxi, si, a las 2am en jueves (ja, luego porqué no me levanto a tiempo para llegar a la oficina...) y sobre una de la avenidas principales de ésta ciudad, 5 de febrero, arriba del puente de Tlacote, un cavalier blanco se patinó frente a nosotros, como si quisiera regresarse... en pleno puente, si... y obvio desató una carambola como de 8 autos que venían detrás de nosotros...
Mein Leben iba en mis piernas acostado y solo lo abracé fuerte, me agaché y esperé el golpe.
Pasaron los segundos rápidisimo, escuché los golpes de todos los autos que se iban estampando uno a uno, y cuando levanté la vista, a mi lado, un sentra se estrelló de frente al mismo cavalier blanco que inició semejante estupidez.
Cuando miré a mi alrededor vi que estabamos en medio de autos chocados, quedamos en medio de todos los autos y fuimos los únicos a los que no nos pasó nada...
Aún me cuesta creerlo, no sé describir lo que sentí, miedo no era, de hecho creo que no hubo sensaciones, hasta que me percaté de la magnitud del choque. Sentí lo frágil que puede ser la vida, cómo en un segundo puede terminar todo, aunque eso es más que obvio y todos lo sabemos, pero el saber que por la negligencia de alguien que simplemente hace una pendejada tan grande como ir arriba del puente en una avenida principal darse vuelta como si se quisiera regresar por el mismo sentido... osea... VIA RAPIDA ESTUPIDO!!! PUENTE!!!
Alcanzamos a movernos del lugar por un pequeño hueco que quedaron entre dos autos y salió el taxi para llevarme a mi casita...
Creo que esa noche fué bastante intensa. Por todo, por el reencuentro con Mein Leben que resultó un tanto productivo y enriquecedor, y sobre todo, para confirmar que esta etapa de cambios es simplemente parte de esta vida, y que no debo tomarme ya tan a pecho las circunstancias, sino disfrutar cada momento sin miedos, sin rencores, sin remordimientos.
La vida son solo instantes que se quedan en la memoria, solo recordamos los que dejan marcas indelebles en nuestros corazones ¿Para qué desperdiciar esos instantes en cosas negativas? cuando deberíamos hacer que esos instantes siempre tengan un sentido positivo, a su vez, el pensar así nos hace dar lo mejor de nosotros a quienes nos rodean y eso nos hace por ende, trascender en ellos y cuando llegue la hora de nuestra partida, seremos recordados como grandes personajes.
Es lo único que dejamos en los que se quedan a seguir en este circo llamado "vida"
Cuando tenga la suerte de encontrarme a la muerte yo le voy a ofrecer todo el tiempo vivido y este vaso enchido por un distante instante, un instante de olvido.

4 comentarios:

vientodeluna dijo...

Yo pienso que has corrido con algo de suerte en estas páginas dibujadas por la muerte. Vivir cada instante con sentido positivo... me parece una idea sensata.

l u dijo...

no mames!!!!!! qué miedo....
cuanto pendejo hay en esa ciudad...

•†• ĐÅЯК FÅIЯY •†• dijo...

Lu casi te quedas sin amiga hada... snif...

Si viento de luna, aunque no me parece sensato, me parece lo único que se debe hacer. Quien piensa en negativo y vive del pasado y cosas asi deberian morirse para que no le roben el oxigeno a quienes si queremos ser grandes.

Bueno, eso digo je

vientodeluna dijo...

Hoy es 27 de noviembre. Y qué mejor momento para celebrar tu singular reencuentro con la vida que este día. Es cierto que no nos conocemos (lo cual tiene remedio ;-) pero igual quiero desearte muchas felicidades y ya que no tengo hi5 me comunico contigo por este medio. A propósito, ¿es cierto que las hadas no envejecen?? al menos yo las veo siempre igual de juveniles